Un Plan de Barrio en Vicálvaro

Un Plan de Barrio en Vicálvaro

Foto aérea de Vicálvaro en la década de los años 50. Abajo y a la izquierda destaca la fábrica de cementos Portland Valderrivas y en el centro, sobresaliendo, la parroquia de Santa María la antigua. Fuente: Vicálvaro 1890-1975, Editorial Temporae.

El concepto de “Plan de Barrio” ha sido acuñado hace unos pocos años con un trasfondo participativo, donde las asociaciones vecinales (sus juntas directivas) y el Ayuntamiento o sus Juntas municipales, acordaban realizar actuaciones urbanísticas o de otro tipo para mejorar la calidad de vida de los vecinos de un Barrio determinado, de un área especialmente deprimida o de todo un Distrito (no frecuente). De modo que en él debe haber una clara voluntad política de hacer partícipes a los ciudadanos en la solución o mejora de ciertas necesidades del Barrio en cuestión. Es algo inseparable del concepto; no es un regalo, muy al contrario, es algo conquistado por el Movimiento vecinal ciudadano. Cuando el Ayuntamiento se desentendía de los poblados chabolistas de la periferia (sin agua, escuelas, alcantarillado, calles sin asfaltar ni luz), o más bien, reprimía a sus pobladores y se preocupaba por hacer la vida imposible a los residentes, estos descubren el principio básico del éxito: la unión solidaria y la resistencia en su objetivo. Y esto en una época que no estaban reguladas entidades de este tipo (antes de 1968). Así nacieron las Asociaciones vecinales en Orcasitas, Palomeras, etc., con una perspectiva de ayuda mutua para el mejor uso de los servicios comunes de toda “población”. He ahí el origen de estas entidades y de la conquista de su derecho a participar, después, en las mejoras de lo que les es común. No es un regalo, pues, es una verdadera conquista de la lucha social: los conceptos se patentizan para designar algo específico. Que no nos lo arrebate nadie con actuaciones que son un deber de las autoridades públicas: eso no es un Plan de Barrio.

¿A qué me estoy refiriendo? Pues tenéis razón. Veamos. El jueves, esta A. Vecinal de Valdebernardo, Afuveva, fue invitada a un acto de interés en el edificio de los Servicios Sociales del Barrio; se trataba de informarnos sobre los resultados de un plan de trabajo de dichos Servicios en otro Barrio del Distrito. Y, sin pretender la segregación de los barrios, era más adecuado que los invitados al acto hubieran sido los vecinos de ese Barrio donde se hizo el trabajo, y los compañeros de la AV. El Despertar. Ellos, mejor que nosotros, hubieran hecho una valoración más acertada de esa experiencia. Así que nos abstenemos de cualquier crítica u observación sobre el trabajo. Creemos que hubo otros fines encubiertos en este asunto, que no compartimos. Si hay un Plan de Barrio debe ser un plan compartido con el vecindario, y en ese escenario, hacerse el seguimiento y la valoración final. En caso contrario, sería otra cosa, cuya información debe ser ofrecida a los vecinos a los que fue destinado. Una de nuestras misiones como asociación vecinal, es “promover la integración de los vecinos en la unidad barrial, distrital y de ciudad”. Por esta razón estuvimos muy activos en su día, en las tareas de la “Agenda 21” y en la redacción del “Plan de Acción hacia el desarrollo sostenible de Vicálvaro”.

Cuando tengan una mejor idea, señores gobernantes del Distrito, no tengan inconveniente en admitir a los vecinos como interlocutores, que diseñaremos un Plan de Barrio, como debe ser: con participación igualitaria entre todas la entidades ciudadanas del Barrio.

Mario Obregón G. – Afuveva

(688 visitas)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *