Concentración #30J – Día Internacional contra la contaminación electromagnética

cartel30junio

Las plataformas de personas afectadas por la contaminación electromagnética y asociaciones vecinales del territorio español nos unimos al reciente llamamiento de 180 médicos y científicos de 36 países que exigen a los poderes públicos la regulación de la potencia de las ondas electromagnéticas emitidas por aparatos digitalizados y antenas de telefonía móvil reduciéndola a la mínima potencia con la que sea posible emitir, que es la que la Asamblea del Parlamento europeo recomienda como umbral de protección de las personas en su Resolución 1815 de 2011.

Son muchos los estudios científicos que desde hace décadas instan a esta regulación, como el que en febrero de 2016 declaró en un manifiesto dirigido a la ONU y a la OMS que la tecnología inalámbrica – de la 2G a la 4G – puede generar un aumento de riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres, daños en el desarrollo de las personas en etapa infantil o adolescente, daños genéticos y del sistema reproductor, déficit del aprendizaje y la memoria y efectos negativos en el bienestar y en animales y plantas. Dicha regulación se hace más necesaria ahora especialmente ante la avalancha del nuevo modelo 5G, que va a emitir en un rango de frecuencias más altas, con el consiguiente aumento del riesgo para las personas por la emisión de ondas milimétricas.

Por eso, la comunidad científica, representada por esas 180 personas investigadoras y médicas, reclama una moratoria en la implantación de la 5G y el establecimiento de todas las medidas razonables que protejan a la población expuesta a la contaminación electromagnética, utilizando alternativas como la emisión por cable, ya implantada en Francia para la protección infantil, a la que se suma el Reino Unido con medidas similares. En España, en cambio, se avanza muy poco en la aplicación del principio de precaución, como evidencian los proyectos piloto en Segovia y Talavera, sin haber pasado siquiera por las preceptivas evaluación ambiental y de impacto en la salud.

En relación con esto, la prestigiosa revista The Nation ha desvelado estos días el negocio de las compañías de móviles de 440.000 millones de dólares en todo el mundo, sus intentos de soslayar riesgos, la presión de sus lobbies a los gobiernos y a la OMS para evitar una legislación que regule las emisiones y cómo las aseguradoras han aplicado a su manera el principio de precaución excluyendo de la cobertura de sus pólizas los efectos en la salud.

Octavilla campaña

Plataforma estatal contra la contaminación electromagnética (PECCEM)

AHORA NOS TOCA A LA CIUDADANÍA DECIDIR :
NO AL 5G, SÍ A LA REGULACIÓN DE NIVELES DE EMISIÓN QUE PROTEJAN LA SALUD

(13 visitas)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *