Valdebernardo, el barrio que quería ser modelo

Valdebernardo, el barrio que quería ser modelo

Valdebernardo, el barrio que quería ser modelo

«Este barrio está muy bien proyectado, ya que lo ideó Eduardo Mangada como diseño piloto, y estaba pensado para servir como modelo para futuros barrios de España e incluso de Europa», dice Adrián Lozano, vecino de Valdebernardo y vicepresidente de la asociación vecinal La Concordia. «Los PAU que se han hecho en Madrid después están peor diseñados, porque tienen más densidad de población y menos espacio para equipamientos que éste». Según Lozano, «aquí las viviendas no tienen más de cinco alturas, y las parcelas son grandes, lo que permite patios interiores para los vecinos y los niños, al estilo de las antiguas corralas, dece orgulloso este vecino.

Y es que la zona está vertebrada por dos grandes avenidas, las dedicadas a Indalecio Prieto y a José Prat, que forman una cruz gigantesca en torno a la cual se distribuyen las viviendas. «Son dos avenidas que se cruzan en el centro, con bloques a un lado y al otro y cada dos bloques hay una parcela dotacional», dice Lozano. Además, «hay muchas plazas, espacios para los mayores y los chavales y parcelas para equipamientos públicos, aceras grandes y buena comunicación con el resto de Madrid».

Según Juan Francisco Rodríguez, vecino de la zona y miembro de la misma asociación, «es un barrio modelo para vivir aquí, sobre todo en cuanto a zonas verdes,  y además sólo pasan por la zona los vehículos de los vecinos, por lo que hay poca contaminación». «El que Letizia Ortiz viviera aquí antes de convertirse en la Princesa de Asturias es un hecho curioso que conoce todo el barrio, pero tampoco es algo para estar orgulloso, sino más bien una curiosidad».

Necesidades por cubrir

A pesar de las muchas facetas positivas del barrio, sus vecinos no dudan en apuntar algunas deficiencias. «Faltan escuelas infantiles», dice Juan Francisco Rodríguez, «pero gracias a los acuerdos con el Ayuntamiento y la Comunidad se han empezado a construir dos». En opinión de Valenzuela, las escuelas infantiles son imprescindibles porque el barrio «es muy joven, habitado sobre todo por parejas con niños. De hecho, Vicálvaro es el distrito con más niños de Madrid».

También denuncian que el barrio tiene más habitantes de los que estaban previstos por una ‘recalificación inesperada’. «En la ladera de Los Almendros, la parte exterior del barrio, estaba previsto que hubiera comercios, pero se recalificaron los terrenos para construir vivienda libre», cuenta Lozano. Así, se preveía que la zona tuviera unos 20.000 habitantes y, tras la construcción de estas viviendas en la ladera, se aumentó el número en unos 5.000 vecinos. Esto ha agravado los problemas de saturación del centro de salud de la zona, que atiende a muchas más personas de las previstas, según los vecinos. Falta además un centro de especialidades.

Para Fernando Corrales, camarero de la cafetería Pascual, «este barrio es muy tranquilo, aquí se está muy bien y es una zona muy comercial». El problema es que últimamente están aumentando los robos a comercios ya que la zona tiene salidas fáciles hacia distintas autovías. «Varias tiendas han tenido que poner bolardos frente a sus escaparates, porque hemos tenido una racha de robos y alunizajes con coches», explica Corrales, que apunta los reciente saqueos de una tienda de móviles y otra de perfumes.

Juan Francisco Rodríguez destaca también los incidentes surgidos con la «parcela 14». «Son viviendas del IVIMA que se ocuparon con personas que procedían de poblados chabolistas, pero no se cumplieron las normas aplicadas a este tipo de viviendas». Según denuncia Rodríguez, la mayoría de los propietarios no compraron los garajes que correspondían a sus viviendas. «Hasta ahora, la mayoría de los vecinos aparcaban en una parcela vacía junto al bloque de viviendas, pero ahora se está construyendo una iglesa en ese solar, por lo que los vehículos están colapsando las plazas de aparcamiento de las  calles».

Equipamientos públicos

«Cuando llegaron los primeros habitantes al barrio, en 1998, no había ningún equipamiento, pero ahora empezamos a estar medio bien «, dice Paco Valenzuela, presidente esta asociación vecinal, que reconoce lo que se ha logrado en diez años, gracias en parte a la lucha vecinal. «Ahora hay un instituto, dos colegios públicos y otro concertado, por lo que el tema de la educación está bien cubierto». También hay equipamientos deportivos en el Polideportivo Valdebernardo, que tiene una piscina cubierta y varias pistas de fútbol y otros deportes.

Uno de los equipamientos más activos del barrio es el centro cultural, situado junto al Metro de Valdebernardo, «que cada año oferta cientos de plazas para muchos cursos diferentes, y siempre se reciben cinco veces más solicitudes que plazas», dice Eulogio Fernández, miembro de la misma asociación. «Además, acaban de inaugurar un centro de mayores de la Comunidad», y también se encuentra aquí el único centro de transfusiones de la Comunidad.

Valdebernardo es además el barrio de Faunia -un parque temático de la naturaleza que atrae a cientos de visitantes-, tiene todo tipo de comercios y un gran centro comercial, y la mayoría de los vecinos parecen orgullos de vivir en la zona. «El barrio está muy bien», dice Eulogio Fernández, «pero tiene carencias y se ha masificado más de lo previsto. Lo que nosotros queremos conseguir es que sea, como se diseñó: un modelo de barrio a exportar».

(261 visitas)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *